vivir-de-la-bolsa-carroContinuemos la reflexión sobre si es posible vivir de la bolsa.

Si no lo has hecho,  lee la primera parte de éste artículo.

Más cosas a tener en cuenta si nuestro propósito es vivir de la bolsa.

Como vimos, el capital mínimo necesario es muy elevado y por lo tanto, muy difícil de conseguir. Además, estaremos expuestos a fuertes vaivenes. Y no sólo eso, sino que nuestro capital, duramente ahorrado, estará expuesto a una serie de amenazas adicionales muy serias:

Éstas amenazas hay que considerarlas muy seriamente.

Aquí sólo voy a ocuparme de las siguientes:

Impuestos

Los impuestos merman nuestra capacidad de incrementar el capital de una manera que, seguramente, ni te imaginas.

Si de ese 8,6% de rentabilidad esperada, le quitamos un 25% de impuestos. Es decir, que nuestro socio (sólo para las vacas gordas, nunca para las flacas), se queda una cuarta parte de nuestro beneficio (conseguido asumiendo fuertes riesgos) sin que él asuma ningún riesgo (qué ironía) y además la carga administrativa (papeleo, registros, etc) es para el propio “contribuyente” (yo diría, expoliado), entonces todo puede trastocar  nuestros cálculos de capital necesario.

Hay que decir, que el salario más frecuente de 15.500 euros, es un salario bruto, por lo que también habría que descontarle los impuestos.  Pero los impuestos del ahorro, generalmente son más altos que los del trabajo. Nuestros 15.500 euros ganados en bolsa se quedarán en 11.625 euros netos (968,75 euros al mes).

Además, los impuestos los toquetean los gobernantes de turno según las necesidades del estado (esa increíble máquina de malgastar el dinero de los expoliados y con capacidad de endeudarse por cuenta de los demás sin su permiso expreso), generando una fuerte inseguridad jurídica, e impidiendo que podamos saber realmente con qué contamos.

Inflación

El problema de la inflación es todavía más grave. Verás, supongamos que se cumple a largo plazo (de media), el objetivo de inflación en torno al 2% que suelen tener los bancos centrales.

Eso lo que significa, es que cada año te están “erosionado”  el capital, que tanto ha costado ahorrar, a una tasa del 2% anual. Por tanto, cada año ocurrirá lo siguiente:

Seguimos con el ejemplo de vivir de la bolsa por pareja trabajadora, obteniendo el salario más frecuente de 15.500 euros brutos pero en caso de ganarlo en bolsa sin derecho a pensión ni desempleo , con una  rentabilidad esperada del 8,6% y capital necesario 360.465 euros para conseguirlo

El 2% de 15.500 euros son sólo 310 euros (casi 26 euretes al mes…cada uno), aunque si acumulas varios años la diferencia se nota y mucho. Por eso los salarios suelen, solían, estar referenciados a la inflación. Para no perder poder adquisitivo.

Pero… ¿cuánto se te expolia de tu capital de 360.465 euros vía inflación?.

Cada año se te expolia vía inflación, de media, la increíble cantidad de 7.209,30 euros. Si quieres poder mantener tu poder adquisitivo, necesitas poder “reponer ese capital”.

Para poder reponer el capital en 7.209,30 euros netos , precisamos generar 9.612,40 euros brutos (para que hacienda pueda quedarse con su parte del 25%) , y no gastarnos esa ganancia adicional necesaria, sino ir acumulándola al capital inicial.

 Para generar 9.612,40 euros brutos más, al 8,6% de rentabilidad, precisamos un capital adicional de 111.772 euros, que también se verá expuesto a la expoliación vía inflación, produciéndose un bucle infinito, (pero esto sólo complica aún más la explicación y los cálculos, así que dejémoslo fácil de momento) que sumado a los 360.465 euros, supone 472.237 euros (una pasta ¿verdad?).

Pero además…

Volatilidad en los resultados

Por si lo anterior, no dificultara ya vivir de la bolsa, además tenemos que hacer frente a una increíble volatilidad en los resultados que obtendremos (ya vimos esa diferencia entre pérdidas del 40% en 2008 y beneficios del 108% para 1986). Para hacer frente a esta volatilidad, son necesarias dos cosas:

1.- Un fondo de emergencia bien construido, con el que hacer frente a tu salario y el de tu cónyuge (30.100 euros por cada año). Para estar tranquilo mejor dos años mira la tabla (-29% en 1976 y -32% en 1977, dos años seguidos de pérdidas) es decir 60.100 euros más que necesitamos añadir a nuestro capital (sin tener en cuenta la inflación…)

y  vamos por un capital necesario mínimo de 532.337 euros.

2.- Una voluntad a prueba de todo: capaz de no gastarse ni un euro más de 15.500 euros por persona en un año como 1986 (+108% de rentabilidad), ¿serías capaz? ¿y tu cónyuge?, y aguantar el chaparrón, en unos años como 1976/1977 en los que la merma del capital llegó a ser de aproximadamente 51% del capital.

Voy a parar aquí, porque creo que es suficiente para ponerte los pies en el suelo.

¿ya no crees que sea posible vivir de la bolsa?

No te pierdas el próximo artículo de esta serie.

Demostraré cómo sí es posible, vivir de la bolsa.