Inspirado en este artículo, he decidido escribir esta entrada, pues la situación es perfecta para ilustrar las distintas conexiones que se producen entre bolsa – inflación – divisa – inversión extranjera – falsedad en los datos oficiales – controles gubernamentales – etc.

Este blog tiene como principal objetivo ser una fuente educativa, por lo que nada mejor que tener ejemplos en tiempo real, para analizar por qué se producen todas estas cosas.

 

 

bolsa-argentina-disparada

¿Por qué se dispara la bolsa argentina?

Comencemos por el análisis de la propia situación en el país:

1.- El tándem banco central – gobierno se han dedicado a darle a la máquina de imprimir dinero y se han pasado. Esto ha ocasionado que se generen tasas de inflación muy elevadas. Las oficiales rondan el 10%.

2.- Para evitar (en la medida de lo posible) que la población se percate del asunto, han estado falseando los datos oficiales de inflación. Pero claro, la “calle” está sufriendo en sus carnes las subidas de precios por lo que no se fían. (La tasa oficial ronda el 10% pero las fuentes extraoficiales dicen que es más del doble). El artículo de Henderson que citaba al principio del artículo, dice que se han impuesto multas a los economistas que publican cifras no oficiales. ¡Cómo si esto fuera a solucionar algo!

3.- Para evitar la pérdida tan acelerada del poder adquisitivo, los habitantes del propio país han decidido que el dinero del propio país, el peso,  hay que quitárselo de encima lo más rápido posible. ¿Qué opciones tienen?.

  • Comprar otra divisa: Por ejemplo, dólares.
  • Acumular “cosas”: Comprar alimentos no perecederos, útiles que sepan que van a necesitar, viviendas,  etc. Esto origina un círculo vicioso, pues a mayor inflación , más demanda de cosas y más suben los precios que tienen ahora una doble demanda (la demanda que genera la propia la necesidad del artículo en cuestión,  y la demanda producida por el miedo a la subida de precios).
  • Otra opción es comprar valores de empresas (bolsa).

Dependiendo de la cantidad de ahorros que tengan los ciudadanos se decidirán por una o varias opciones.

4.- Como nadie quiere la propia divisa, ésta comienza a depreciarse fuertemente. 

5.- Para evitar esto el gobierno ha impuesto controles al cambio peso – dólar. El cambio oficial ronda 6 pesos por dólar.

6.- Cómo la calle percibe que todo esto es un engaño, el mercado “libre” pero ahora “ilegal” sigue su ritmo y se desarrolla un mercado negro para la divisa. Esto de por sí, ya indica que hay problemas serios en el país. El cambio en el mercado negro ronda los 10 pesos por dólar. Esto es un 66% más que la tasa de cambio oficial.

7.- La bolsa acaba disparada también porque se produce una demanda adicional (cuyo objetivo es preservar en la medida de lo posible el valor de los ahorros, y para esto la bolsa es mejor que la divisa en este momento). La bolsa lleva una subida del 86%. Pero no es oro todo lo que reluce…hay una elevada prima inflacionaria en esa subida, por lo que dicha subida no es del todo ganancia “real”.

Las personas que sacrifican su consumo para ahorrar, quieren mantener su poder adquisitivo. Aquí opera el mismo principio que en la fábula de la rana, si el agua se calienta poco (inflación al 2%) nadie salta, pero a largo plazo acabamos “cocinados”, pero si por el contrario, el agua se calienta muy rápido (inflación al 20%), todo el mundo quiere salirse de la cazuela lo más rápido posible.

Para este caso, no es lo mismo ser un inversor local (argentino) que un inversor internacional. Mientras que el inversor argentino corre más riesgo teniendo pesos que bolsa, y dependiendo de las circunstancias, ésta puede ser la manera más fácil de proteger sus ahorros, el inversor internacional podría verse atrapado en una dura devaluación del peso argentino y ver sus ganancias totalmente volatilizadas, por lo que su riesgo es mucho más elevado.

Claro que otras intervenciones del gobierno podrían tener lugar que fueran en contra de los intereses de los ahorradores/inversores, como realizar expropiaciones, imponer elevadas tasas a la mera posesión de acciones, y un largo etcétera.

¿Tú que opinas de todo esto?