Un inversor tiene que estar analizando continuamente, no sólo las condiciones del entorno económico y los mercados financieros, sino también las estrategias que utilizaron aquellos, que tuvieron éxito en el pasado.

Jesse Livermore se hizo famoso como especulador, tras hacerse millonario y arruinarse, varias veces en su vida.

Sí, la historia acabó mal. Pues el mismo Livermore, acabó por suicidarse en 1940. Él mismo llegó a decir, que no siempre cumplió con sus propias reglas.

Personalmente me sentí muy intrigado por su manera de invertir y he llegado a sistematizarla hasta cierto punto, de manera cuantitativa, en un ordenador.  Los resultados que ofrece a largo plazo son de altísima rentabilidad (incluso tres dígitos anuales) y altísimo riesgo (pérdida total del capital). Justo lo que le ocurrió. Habría maneras de mitigar esos riesgos (a costa de menor rentabilidad), pero eso será materia para otro artículo.

lecciones-trading-jesse-livermore

¿Cuáles son las 10 reglas fundamentales que Jesse Livermore nos dejó como legado?

  • 1.- Opera sólo con los líderes del mercado. 

Los líderes del mercado no son los blue chips de un sector (Telefónica, Santader, etc), sino que  son aquellas acciones que más están subiendo de precio y que están haciendo nuevos máximos anuales. Estas acciones son las que tienen detrás una fuerte demanda, y si están en territorio de nuevos máximos históricos, todos los accionistas están contentos. No hay ninguno esperando a que el precio se “recupere” para vender ,y sí muchos esperando a que haya una corrección para entrar. Estas son las condiciones en las que una acción se dispara a la estratosfera . Parafraseando sus propias palabras: “Si no eres capaz de ser rentable operando con los líderes del mercado, difícilmente lograrás ser rentable operando con cualquier otra acción”. Esto es lógico, es más fácil extraer un 30% de rentabilidad de una acción, que en el año acaba subiendo un 300%, que extraer un 15% de rentabilidad de una acción, que sólo ha subido un 20%. La primera ha ofrecido un largo camino de oportunidades.

  • 2.- Opera sólo en las industrias más fuertes. 

Aquí, de nuevo, el criterio imperante es el sector industrial que se muestra más fuerte en precio, que está subiendo más que el mercado en su conjunto. Los sectores suelen verse favorecidos o perjudicados por determinadas condiciones. Quizá es un sector nuevo, con grandes perspectivas de futuro y la demanda se está dirigiendo a este sector.

  • 3.- Opera sólo cuando las condiciones generales del mercado sean favorables. 

Es decir, si el mercado es bajista, la marea es bajista y debemos operar en ese sentido. Si el mercado es alcista, la marea es alcista y debemos operar en esta otra dirección.

  • 4.- Analiza los tres factores anteriores al mismo tiempo.

Es importante mirar las tres primeras reglas al mismo tiempo, es decir: operar al alza sólo cuando las condiciones son favorables, en el sector que está liderando las subidas y dentro de este sector en las acciones que están liderando las subidas. Cuando el mercado se dé la vuelta, la lógica se invierte. Si lees alguno de los libros sobre Livermore, te darás cuenta que su manera de operar, era concentrando bastante su capital y no diversificando entre un montón de acciones.

  • 5.- Si las acciones que han estado liderando las subidas, en un mercado alcista de varios años, comienzan a estancarse y bajar  manténte muy alerta porque el mercado puede estar llegando a su final.

Las acciones que lideran un mercado alcista de varios años, suelen haber multiplicado x5, x10, x20 , ó incluso más. Estas acciones tienen una gran cantidad de “smart money”  concentrado en ellas y ese dinero suele ser el primero en salir del mercado. Por tanto, son las primeras en empezar a estancarse y caer, cuando el fin de un mercado alcista se acerca.

  • 6.- Realiza tu entrada siempre en varios tramos y espera siempre a que cada tramo esté en beneficios para añadir el siguiente. Esto se llama piramidar o scaling-in.

Incumplir esta regla suele ser un error típico del especulador novato. Se suele pensar en términos de todo o nada, polarizando las decisiones “invertir o no invertir”, más que en términos de progresividad “añadir o reducir”. Ésta última manera es mucho más tranquila psicológicamente.

¿Crees haber encontrado una buena oportunidad? Invierte un poquito a ver que pasa. Esta técnica la utiliza también George Soros, y muchos otros más. Si no empiezas con una pequeña posición, corres el riesgo de acabar perdiendo la oportunidad. Siempre estamos más alerta cuando tenemos nuestro dinero en juego, aunque sea poco.

¿Funciona la posición?¿Es rentable? Añade.

¿No funciona? Espera o reduce.

¿Ha subido mucho y estás nervioso por perder tus beneficios? Reduce la posición, pero no la quites totalmente hasta que se dé la vuelta. Esto calmará tu ansiedad y no te arrepentirás después con un “tenía que haber esperado más”. Si la eliminas totalmente y sigue subiendo volverás a entrar en el peor momento posible, pura de Ley de Murphy en acción.

  • 7.- Pon un stop de pérdidas no más allá del 10%.

Es decir , entra por ejemplo en 5 tramos de un 20% cada uno, o en 3 tramos 25%, 25%, 50% o de cualquier otra manera que te resulte más cómoda psicológicamente hablando.

Fíjate que si entras en tramos de un 20% y en el primer tramo la acción baja un 10% y se ejecuta tu stop, habrás perdido un 2% de tu capital total.  Si hubieras entrado con el 100% tu pérdida sería del 10%. Empieza siempre con una “posición piloto”.

  • 8.- Mantén siempre una reserva de efectivo. 

Esto tiene una doble finalidad, por un lado aprovechar oportunidades excepcionales cuando se presenten y asegurarte que nunca pierdes todo tu capital, asegurando así tu permanencia en el “juego”.

  • 9.- Siempre que tengas un gran beneficio, asegura apartando la mitad en el banco. 

Si el mercado se da la vuelta, siempre podrás conservar una parte de lo que llevabas ganado. Por lo que disminuyes tu riesgo y aumentas la probabilidad de tener ganancias a final de año.

  • 10.- Mantén el control emocional.

Esta lección me temo que sea la más difícil de aprender. La clave está en tener unas reglas escritas para tomas decisiones y aferrase a ellas, cumpliéndolas bajo toda circunstancia. Él mismo no fue capaz de seguir su consejo.

 

Para saber más sobre Jesse Livermore y sus técnicas puedes dirigirte a:

¿Te ha gustado? Deja un comentario. Compártelo. ¡ Hay muchas opciones !