Por mucho que pueda parecerte que vives en un entorno de libre capitalismo, existen innumerables razones por las que esto no es así. Por tanto, no te dejes engañar por la demagogia imperante en discursos de medios y políticos. El objetivo final no es otro que desinformarte, que creas que  vives un valle de abundancia que no existe,  pues han devaluado las palabras “libre capitalismo” hasta niveles insospechados.
libre-capitalismo

¿Cuáles son las razones por las que el libre capitalismo no existe?

Antes de empezar, y para evitar discusiones “ideológicas”, nos basaremos en la definición de capitalismo que encontramos en wikipedia, y compararemos ciertas premisas básicas para que pueda denominarse libre capitalismo.

En concreto hay tres cosas básicas en las que debería basarse un sistema libre capitalista:

1.- El capital como medio de producción. Es decir si uno acumula suficiente capital = ahorros, éste podría llegar a producir los suficiente incluso para poder vivir de él. Llegaríamos a la fábrica ideal del futuro, que sólo necesitará dos empleados, un ser humano y un perro. El ser humano (propietario) para darle de comer al perro, y el perro para evitar que el hombre toque las máquinas. La eterna sociedad del futuro.

2.- El libre mercado impera en el sistema. Es decir el intercambio libre de bienes y servicios, y por tanto la formación libre de precios.

3.- La movilidad social entre clases. Es decir, cualquiera puede partir de cero y llegar a lo más alto.

Si un sistema así, existiera en la realidad para todos los ciudadanos, entonces es probable que este sistema fuera el mejor sistema económico que el hombre podría diseñar. Pero, este sistema no existe, ni de lejos, en nuestra sociedad actual.

Estas son las razones por las que este sistema ni existe, ni es probable que lo veamos existir nunca, salvo que algo cambie radicalmente en nuestra sociedad:

  • 1.- El capital sólo es un medio de producción para algunos, para otros el capital es un gasto debido a los impuestos, tasas y demás arbitrios que ocasiona. Por ejemplo, ser propietario de una casa (capital): No eres libre de construir, sin pagar todo tipo de tasas, impuestos, licencias. El sólo hecho de ser propietario te convierte en un eterno contribuyente (IBI, tasa basuras, etc). Obligación con la cual (los impuestos) no podrás cumplir si no tienes…DINERO. Los impuestos en este caso, a pesar de lo que dice LA CONSTITUCIÓN en su artículo 31, son CONFISCATORIOS. Si no pagas…te embargan.
  • 2.- El dinero que usamos en la actualidad no es el elegido por el libre mercado, el libre mercado siempre acaba terminando por usar el bien más intercambiable como medio de intercambio, el oro y la plata han cumplido este papel recurrentemente.  El dinero que usamos en la actualidad es un monopolio de facto, todo lo contrario al libre mercado.
  • 3.- El precio de las cosas no se forma libremente nunca, esto es así porque el medio de intercambio (el dinero) está tremendamente intervenido y manipulado por las acciones de gobiernos y bancos centrales. Sin un medio de intercambio libre, no puede existir el libre mercado, y por tanto, no puede existir un sistema de libre capitalismo.
  • 4.- El sector encargado (la banca) de hacer fluir la sangre de la economía (el dinero) para que todo funcione bien, no es un mercado libre. Ninguno de nosotros puede ser un banquero autónomo, pues la regulación se lo impide de facto. Si el sector clave para que fluya el capital por la economía no es libre, la economía no puede ser libre.
  • 5.- El resto de sectores tienen una regulación brutal, todos ellos sin excepción: Ley de protección de datos, Normativa sanitaria (¿¿aceite en bolsitas en los bares??), Normativa ecológica (tasas eléctricas, de reciclaje a los neumáticos, etc), Prevención de riesgos laborales, Certificado de eficiencia energética, Seguridad social, etc. Todo esto impide la existencia de cualquier tipo de libre mercado. Por supuesto, cuanto más suculento es un sector, más regulado está para evitar la libre competencia y que sólo “los elegidos” puedan cumplir con la regulación (no es más que el precio que pagan por un monopolio de facto). La regulación imperante no es una cuestión de interés público, como podría argumentar un socialista, la regulación actual es una cuestión de interés privado al servicio de los lobbies de turno.
  • 6.- Los impuestos: Los impuestos son progresivos, pero sólo para las clases bajas y media-alta. Las clases altas de verdad se quedan fuera del sistema: SICAVS, Paraísos Fiscales, Sociedades de inversión inmobiliaria, etc.  Por lo que la competencia entre clases es todo menos libre.
  • 7.- El gasto público: Un gobierno con la capacidad de endeudarse por cuenta de los contribuyentes, sin su permiso expreso por mayoría al 100%, no puede formar parte de un sistema de libre capitalismo, porque está obligando a los agentes económicos (ciudadanos) a endeudarse indirectamente sin haberlo decidido libremente.
  • 8.- Regulación laboral: La regulación laboral impide la libre formación de precios en el mercado de trabajo, por ende existe desempleo (que no existiría probablemente con un mercado de trabajo libre), Una regulación que probablemente sería innecesaria si el resto de monopolios de facto: banca, telecomunicaciones, eléctricas, agua, etc, etc. no existieran, pero que es imprescindible si estas condiciones no se dan.
  • 9.- En un sistema libre capitalista, “lo privado” debería imperar en la economía. Uno de los últimos datos disponibles cifra el gasto público (gobierno) en un 47% del PIB (lo que se mueve en total en la economía). ¿Podemos considerar que con un 53% “lo privado” impera en la economía?
  • 10.- ¿La movilidad entre clases sociales? ja ja ja ja…

Concluyendo: en la actualidad tenemos un sistema mixto: Un sistema socialista para las clases bajas, en las que el gobierno es el principal actor, y un sistema de casi libre capitalismo a modo de Club Exclusivo Para Muy Muy Ricos. No te dejes engañar.

Por cierto, la bolsa tampoco es un sistema basado en el libre mercado ni el libre capitalismo, no todas las empresas que lo deseen pueden salir a cotizar: Hay que cumplir con…LA REGULACIÓN.